El pasado 13 de julio tuvimos la oportunidad de realizar una visita a bordo del Celebrity Reflection con Anna Guix, asesora especializada en cruceros para eventos de empresa.

Celebrity Cruises es una compañía americana que bajo el eslogan de “Modern Luxury” que combina a la perfección diseño y practicidad.

A bordo de un crucero, todo es posible. Es como una pequeña ciudad flotante, donde además de numerosos espacios de entretenimiento, existen múltiples opciones de restauración. Con capacidad para hasta 3.000 personas, la gestión del cliente puede llegar a ser muy compleja, y todavía más cuando se trata de comer.

El barco cuenta con 2 espacios globales incluidos en el precio del crucero, el Oceanview Café, un restaurante buffet, operativo durante las 24 horas del día, y Opus, un restaurante principal principalmente destinado para las cenas.

celECOceanviewCafe

Espacio buffet

 

Nos llamó especialmente la atención la amplitud de los espacios y el glamour que encerraba el restaurante principal, totalmente diáfano y con dos plantas de altura. Puede atender hasta 1.450 comensales, en plena capacidad.

1180_

Salón principal del Celebrity Reflection

 

Con una amplia variedad de platos en el menú, incluyendo diferentes entrantes, primeros, segundos y postres, cabe destacar que la carta varía cada noche. En los días de navegación, Opus también está abierto para el almuerzo.

Para los pasajeros más exigentes, el Restaurante Principal les tiene reservado un pequeño salón privado, Luminae, tan solo para 94 comensales alojados en categoría Suite.

Con una espectacular bodega de dos alturas al final de la sala y expertos sommeliers, el mundo de la enología es importante para Celebrity Cruises. Además de organizar catas y maridajes como actividad a bordo, disponer de cristalería Riedel en algunos restaurantes, acaba de ser galardonada por 5º año consecutivo por los premios Wine Spectator como una de las navieras con mejor carta de vinos.

Los pasajeros del Celebrity Reflection pueden disfrutar también de los llamados Restaurantes de Especialidades, que por un pequeño coste adicional por comensal, ofrecen otras experiencias gastronómicas. Entre ellos destacamos:

Qsine,  exquisita cocina moderna y de fusión para 86 comensales.

Murano, alta gastronomía francesa y showcooking para 74 comensales.

Tuscan Grille, deliciosa cocina italiana y espectacular salón panorámico con vistas al mar para 144 comensales.

Sushi on Five,  situado estratégicamente en el corazón de cubierta 5, es el restaurante japonés gourmet para 72 comensales.

Lawn Club Grille, restaurante al aire libre. Concepto de barbacoa sofisticada, con carnes de altísima calidad y situado sobre 2.000 metros cuadrados de hierba natural y con vistas al mar. Capacidad para 70 comensales.

The Porch, el mismo concepto que el anterior, pero especializado en pescados y mariscos. Capacidad para 50 comensales.

 

_i1476700

La sofisticación del Restaurante Murano

celebrity-cruise-line-celebrity-eclipse-qsine-gallery

Vistas espectaculares desde el Restaurante Qsine.

Además de estos restaurantes, debemos nombrar otras curiosas opciones como el Restaurante Blue para pasajeros alojados en categoría AquaClass o Suite, o el Spa Café otra opción de comida light o healthy ubicada en el Solarium. Ensaladas, apettizers y otro tipo de caprichos para picar algo antes del almuerzo… ¡o como almuerzo!

Celebrity Equinox feature photos..Blu, speciality dinning.

Diseño minimalista y detalles del restaurante Blue

 

Otros espacios que también nos fascinaron fueron múltiples bares tipo “open-bar” (acceso abierto), la barra helada del Martini Bar, o la barra con “cubitera incorporada” del Crush Bar.

Created by ImageGear, AccuSoft Corp.

 

Además de la restauración, no podemos dejar de mencionar algunas opciones de recreo, relax y ocio. Este barco cuenta con instalaciones de alto nivel y donde el servicio está en todo momento al cuidado del mínimo detalle.

167

Solárium con piscina interior

Los cruceros Celebrity Cruises son recomendables al 100%. Además de las ciudades que visita durante su itinerario, el barco ya es un destino en sí mismo. ¡Nos veremos de nuevo a bordo!