El objetivo de un negocio no es simplemente conseguir clientes sino mantenerlos, haciendo que repitan nuestros servicios y que se conviertan en nuestros mejores comerciales y vendedores hablando bien  de nosotros.

Esta atención y servicio a nuestro cliente se debe integrar por  todos los miembros de la empresa, todos deben estar involucrados en dar un servicio y atención de calidad a sus clientes. Desde el personal de limpieza hasta el presidente de la compañía deberán tener como consigna dar un servicio y atención de calidad.

Gran parte del comportamiento de los empleados en general con relación a los clientes, son el resultado de la filosofía de la dirección.

Esta idea de aplastante sentido común entra en conflicto cuando a las empresas y a los directivos/empleados se les habla de que la prioridad son los beneficios.

Muchas de las empresas turísticas han actuado y actúan todavía como si los beneficios fueran su gran prioridad y la satisfacción del cliente fuese secundaria.

El tema es justo el contrario, cuando tus clientes se marchan satisfechos y repiten se generan los beneficios que sí te hacen sostenible en el tiempo a tu negocio.

Objetivos claves a tener en cuenta para nuestro futuro:

* Crear valor, algo que sólo tú puedas dar y te haga especial y diferente frente al resto.

* Tener claro lo que necesita tu cliente, para ello pregúntale, comunícate con él crea vínculos.

* Comunica tu valor y haz partícipe a tus empleados, ellos han de estar comprometidos con el mismo valor y los mismos objetivos, solo así se construye un gran equipo.