Lo empezaremos a oír como concepto de comida consciente. El Mindful Eating se trata de una manera de pensamiento y también de estilo de vida. Se trata de adquirir el control de lo que comemos y cómo lo comemos para que nos nutra y equilibre física y psíquicamente.

No es una dieta pero ayuda a no engordar ya que al ser más conscientes de lo que comemos cuando lo comemos, nos distraemos menos y comemos lo justo y necesario que nuestro cuerpo necesita, ni más ni menos.

Llevamos un ritmo de vida donde no escuchamos a nuestro cuerpo y ello nos hace que confundamos el estrés, la falta de sueño o la falta de motivación en general con el hambre, ya que la comida es una de las maneras que tenemos más alcanzables para satisfacer nuestro placer de forma más inmediata.

El Mindful Eating se ha de crear como un hábito, que te ayuda a controlar los impulsos de una manera ordenada y consciente. Es un cambio de relación con la comida y con el hecho de alimentarse. Es un trabajo unipersonal importante.

Se ha de comer para nutrir al cuerpo cuidando la calidad de los productos, así como el cocinado. La comida se convierte en un ritual y no en un acto impulsivo. Se considera el comer como una terapia vinculada estrechamente a mejorar nuestra salud.

Los restaurantes deben tomar nota de esta tendencia que ha llegado para dar otro enfoque al hecho de comer.

 

030413p42_clip_image002